Libros y textos recomendados

Les recomiendo leerlos y aprender de cada palabra que es una caricia para el alma en momentos en que uno necesita respuestas y sentido a lo que está sucediendo. En primer lugar podrán leer el prólogo y los datos de los libros leídos y en segundo lugar verán los textos más importantes entresacados de estos mismos libros así como de varias páginas webs.

Abrazos,

Gilda, mamá de Juan Pablito

LIBROS


El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry

“A Leon Werth…Pido perdón a los niños por haberle dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una buena disculpa: esa persona mayor es mi mejor amigo en todo el mundo.  Tengo otra disculpa: esa persona mayor puede entenderlo todo, incluso los libros para niños. Tengo una tercera disculpa: esa persona mayor vive en Francia, donde tiene hambre, frío y necesita ser consolada. Y por si todas esas disculpas no fuesen suficientes, entonces dedico este libro al niño que alguna vez fue esa persona mayor. Todas las personas mayores fueron niños alguna vez, pero pocas lo recuerdan. Corrijo entonces mi dedicatoria: A Leon Werth, cuando era niño”.
Antoine de Saint-Exupéry.1999. El Principito. J.C. Sáez Editor – Editorial Océano. España.

____________________

Un Hijo para la Eternidad, de Isabelle de Mézerac
“Nuestro Emmanuel nació a las 11.18. Su corazón dejó de latir a las 12:30 ¡Cuanta emoción en una vida tan corta! ¡Qué intensidad en esos minutos que tienen valor de eternidad”!
“Pasó por nuestras vidas como un soplo delicado, una presencia preciosa, y nos confirmó en nuestro papel de padres”.
Éste es el conmovedor relato de Isabelle de Mézerac, una madre que sabe que va a perder a su hijo apenas nazca. Cuando el diagnóstico prenatal revela una malformación fatal en el hijo que espera, ella y su familia se sienten angustiados ante esa muerte anunciada. Pero descartan la opción del aborto, y deciden acompañar a su bebé con todo cariño hasta el fin de su breve existencia. Esta decisión los transformará como personas, y les aporta una gran fortaleza para seguir viviendo. Un drama familiar se convierte así en una gran historia de amor.
Desde su experiencia, y con la ayuda de un ginecólogo y un especialista de cuidados paliativos, la autora propone introducir esos cuidados en el ámbito de la maternidad, para ofrecer un horizonte a quienes sufren una desgracia como ésta.
Isabelle de Mézerac. 2005. Un hijo para la eternidad. Editorial Rialp. Madrid. España.

_____________________

¿Por qué a mí?, de Anselm Grün
Esta pregunta es la que se formulan las personas cuando se confrontan con la enfermedad, la muerte o también con catástrofes naturales. Pero también la pena cotidiana, así como el fracaso de las relaciones o la pérdida de trabajo, hace que muchos se desesperen frente a esta pregunta. No encuentran respuesta, al por qué un Dios misericordioso puede permitir este dolor tan cruel. Anselm Grün aborda en este libro precisamente estas preguntas, y describe el tratamiento con experiencias concretas de sufrimiento. Muesta cómo es posible aceptar el dolor y aprender a entenderlo. Un libro que consuela.
Anselm Grün. 2006. ¿Por qué a mí? Editorial Agape, Bonum, Lumen, San Pablo. Buenos Aires. Argentina.

___________________

Cuando la gente buena sufre, de Harold S. Kushner
Cuando Harold S. Kushner supo que su hijo de tres años moriría a causa de una rara enfermedad, debió enfrentarse al más duro y terrible interrogante de todo ser humano: ¿por qué sufre la gente inocente?
“Sabía que algún día escribiría este libro – dice -. Lo haría desde mi propia necesidad de poner en palabras algunas de las más importantes cosas que he llegado a creer y a comprender… Quise escribirlo para quienes han sido heridos por la vida – por muertes, enfermedades, rechazos, desilusiones – y que íntimamente saben que, si hay justicia en el mundo, ellos merecían algo mejor. ¿Qué puede significar Dios para tales personas?”.
Con esta obra verdaderamente extraordinaria, el autor de Cuando la vida te decepciona ha llegado al corazón de millones de personas golpeadas por el dolor. Elogiado por teólogos, psiquiatras y pastores de todos los credos y de todas partes del mundo, Cuando la gente sufre es un libro a la vez profundo y sencillo, un auténtico clásico de nuestro tiempo.
Harold S. Kushner. 2007. Cuando la gente buena sufre. Emecé Editores S.A. Buenos Aires. Argentina

______________________

 

Cuando Dios parece injusto, de Isabel Bohorquez de Grisanti
En la era tecnológica que vivimos, escribir una carta parece una antigüedad. Sin embargo, la presente recopilación nos permite comprobar que puede ser la ocasión de volcar en el papel los sentimientos más profundos del corazón humano.
La vida de Isabel, la autora, sufrió una tremenda transformación a partir de la enfermedad y el fallecimiento de su hija Florencia.
El proceso de esta conmoción interior y las preguntas que cuestionaron los fundamentos de su fe están reflejados en la correspondencia mantenida con el P. Mamerto Menapace. Son palabras desde el dolor, pero al mismo tiempo, desde el coraje y el amor necesarios para seguir apostando por la Vida.
Isabel Bohorquez De Grisanti. 2006. Cuando Dios parece injusto. Editorial Claretana. Buenos Aires. Argentina

__________________________

Maternidad interrumpida. El drama de la pérdida gestacional, de María Manuela Pontes

La escena parece una pesadilla: de repente, aquello tan deseado, cuyas facciones ansía conocer, simplemente desaparece. La panza
antes motivo de orgullo y expectativa, se convierte en un hueco de su más precioso fruto. Así ocurren los abortos espontáneos. Sentimientos de culpa y desesperación se mezclan. Esa madre luego descubre, que, para la mayoría de las personas, ese acontecimiento tan trágico debe ser encarado como un “accidente”. Comienzan entonces, las palabras de consuelo: mejor así, te recuperarás pronto, por lo menos no te vinculaste, luego tendrás otro bebé. Perpleja, esa mujer tan herida percibe que la pérdida
de su bebé se convirtió en un tabú, un tema que incomoda a la sociedad y que por eso no debe ser hablado.
Manuela Pontos. 2009. Maternidad Interrumpida. Editorial Ágora. San Pablo Brasil.

___________________________

La Cuna Vacía, de M. Àngels Claramunt, Mónica Álvarez, Rosa Jové y Emilio Santos
La cuna vacía es un libro que nace de una necesidad. La necesidad de hablar, sin temor ni falsos mitos, acerca de una realidad que viven muchas parejas y para la que nadie está nunca preparado: la pérdida de un bebé en algún momento del embarazo, los hijos que nunca llegan a nacer. Cuando esta dura experiencia tiene lugar, es preciso abordarla desde diferentes perspectivas, que en estas páginas se desarrollan con la intención de aportar luz sobre un tema casi siempre relegado a la sombra: la correcta información, el buen acompañamiento y el apoyo del entorno, la intervención psicológica, la despedida y los rituales de la pérdida, los estudios médicos posteriores. Aspectos que no deben ser tratados como tabúes, porque en tal caso sólo contribuyen a añadir un dolor innecesario a un dolor de por sí inevitable.
M. Àngels Claramunt, Mónica Álvarez, Rosa Jové y Emilio Santos. 2009. La Cuna Vacía. Editorial La Esfera de los Libros. Madrid. España.
______________________


La Rueda de la Vida, de Elisabeth Kübler-Ross
Elisabeth Kübler-Ross supo desde muy joven que su misión era la de aliviar el sufrimiento humano, y ese compromiso la llevó al cuidado de enfermos terminales, experiencia de la que extrajo profundas enseñanzas.
Tras más de setenta años de vida dura e intensa, escribió estas memorias para recordar junto a los lectores los pasos importantes que han marcado su trayectoria personal y profesional.  Éste es un libro tan singular como su autora, una mujer que no cree en los fantasmas de la muerte y sí en el poder de un amor incondicional capaz de guiarnos cuando abandonemos la tierra en busca del hogar definito: un remanso de paz y de luz.
Elisabeth Kübler-Ross. 2004. La Rueda de la Vida. Ediciones B S.A. Barcelona. España

__________________________

 


La Muerte: Un Amanecer

Morir es trasladarse a una casa más bella, “se trata sencillamente de abandonar el cuerpo físico como la mariposa abandona su capullo de seda”. Estas palabras de gozo son las que pronunciaba cada día la doctora Elisabeth Kübler-Ross junto a la cabecera de sus enfermos. Doctor honoris causa de varias universidades, es reconocida mundialmente como una autoridad en materia de tanatología.
Las experiencias científicas de la doctora Kübler-Ross permiten confirmar la existencia de una vida después de la muerte. Sólo se trata del pasaje a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa existiendo, comprendiendo, y en el que el espíritu tiene la posibilidad de proseguir su crecimiento. Ella comprendió que los seres que están en el umbral de la muerte no “alucinan” cuando ven a personas que ya han muerto venir a buscarlos.
Elisabeth Kübler-Ross. 2008. La Muerte: Un Amanecer. Ediciones Luciérnaga. Barcelona. España.

_____________________

 


El Manejo del Duelo: Una nueva propuesta para un nuevo comienzo, de Santiago Rojas Posada.

La muerte es un acontecimiento común a todos los seres humanos y, como tal, es uno de los temas que nos interesan y nos llevan a plantearnos cuestionamientos y a reflexionar sobre la vida misma. El manejo del duelo es una propuesta para reencontrar el sentido de la vida cuando se ha perdido a un ser querido. Escrito en un lenguaje sencillo explica el lector – sin importar si es él mismo el afectado o si quiere ayudar a alguien que esté pasando por esta situación – cuál es el proceso de un duelo y las tareas a realizar para salir adelante. Desde una perspectiva que abarca todos los aspectos: el emocional, el afectivo, el psicológico, el espiritual y el físico, realiza una aproximación holística a la muerte y a sus efectos, que nos enseña cómo lidiar con la mortalidad de nuestros seres queridos y la nuestra.
Santiago Rojas Posada. 2008. El Manejo del Duelo: Una nueva propuesta para un nuevo comienzo. Editorial Norma. Bogotá. Colombia.

______________________


Ven, Sé mi Luz. Las Cartas Privadas de “La Santa de Calcuta”, editado por Brian Kolodiejchuk

Madre Teresa se ha convertido en un icono de la caridad y la compasión para personas de todas las religiones y de todos los países. Pero poco sabemos de su espiritualidad o de sus luchas internas. Se recogen aquí las cartas – en su mayoría inéditas – que escribió a sus más cercanos confidentes al sentirse rechazada por Dios y sus reflexiones acerca de su propio cometido en esta vida. Descubriremos a la “Santa de Calcuta” más personal y sincera a través de esta recopilación que ha hecho el padre Brian Kolodiejchuk – postulador para la causa de su canonización -, quién colaboró con ella durante veinte años.
Publicado para coincidir con el décimo aniversario de su muerte, este libro es el retrato más íntimo que se haya hecho de Madre Teresa de Calcuta, cuya vida y trabajo siguen siendo admirados por millones de personas.
Ven, Sé mi Luz. Las Cartas Privadas de “La Santa de Calcuta”. 2008. Brian Kolodiejchuk. Editorial Planeta. Bogotá. Colombia

___________________________


Resiliencia Sociocultural. Del “Yo Puedo” al “Nosotros Podemos”, de María Gabriela Simpson

Resiliencia ya no es una palabra difícil de pronunciar ni poco conocida. El estudio de esta capacidad para enfrentar y sobrellevar las dificultades ocupa un lugar destacado en las Ciencias Humanas. Pero este trabajo aporto un nuevo enfoque: la resiliencia cultural. Esta mirada describe al hombre como “ser social” que, como tal, se reúne en grupos , instituciones, comunicades; interactúa, consolida valores, culturas, identidades y pertenencias, se comunica, aprende y enseña, forma lazos de solidaridad. Así, se generan espacios de Resiliencia que, como campos magnéticos, juegan con esas fuerzas para superar las adversidades y salir fortalecido de ellas.
El camino es pasar del “Yo puedo” al “Nosotros podemos…”. Muchos ya lo hicieron, otros lo siguen haciendo y es de esperar que muchos más continúen transitando esta resiliencia sociocultural que, a través de los valores, la cultura, la identidad y la energía cultural, puede hacer del hombre un ser más pleno y con más recursos resilientes para enfrentar la realidad.
Desde esta óptica se analizan diversos casos y se plantean posibles estrategias de aplicación para que grupos e instituciones trabajen en pos de transformarse en verdaderos “Espacios R”.
Resiliencia Sociocultural. Del “Yo Puedo” al “Nosotros Podemos”. 2010. María Gabriela Simpson. Editorial Bonum. Buenos Aires. Argentina.

_________________

 


Meditar con el Arte, de Sol Isabel de la Trinidad.
La experiencia de vida contemplativa es una experiencia vital. ¿Qué ha podido admirar en esta vida Sor Isabel en la quietud del claustro sino la belleza, el bien y la verdad? En las páginas de este libro la armonía entre ambas se expone en las meditaciones serenas y conmovedoras que aparecen junto al comentario de cuadros significativos de la historia del arte, que despiertan la conciencia de una vida de oración abierta al mundo, a los demás, y a Dios.
Meditar con el arte es el testimonio de una mujer de vida sencilla que, cautivada por la Belleza de Dios, se abandona para hacer de su vida un canto armonioso de esperanza, armonía, compromiso y fe”.
Meditar con el Arte. 2006. Sol Isabel de la Trinidad. Styria de Ediciones y Publicaciones S.L. Barcelona. España.

_______________________


A Solidao dos moribundos, de Norbert Elias
La muerte y el acto de morir, muchas veces estigmatizados como tabús en las sociedades occidentales avanzadas, son tema de este contundente ensayo, que revela una transformación: la muerte es hoy más aséptica, pero a los moribundos frecuentemente les depara una completa soledad, porque los vivos, temiendo lo que a ellos mismos les pueda suceder.
Evitando el lenguaje filosófico usual, Elías rompe también con el tradicional abordaje existencialista y nihilista del problema del sentimiento de la muerte. Y enriquece la discusión de los procesos civilizadores al destacar una contradicción básica de nuestra época: la distancia emocional entre las persona se tornó mayor, aunque la necesidad del otro y de su afecto permanece intensa y urgente. Este volumen trae además la conferencia “Envejecer y morir” que profundiza y enfatiza una constatación esencial de Elías sobre el tema: “La muerte es un problema de los vivos”.
A Solidao dos moribundos. 2001. Norbert Elias. Jorge Zahar Editor. Rio de Janeiro, Brasil.

________________________

 

 


Superando pérdidas emocionales, de John W. James y Russell Friedman
Tu capacidad de ser feliz puede ser gravemente afectada por las pérdidas que no has superado. Compartiendo sus historias personales, al igual que la de muchas personas, los autores de este manual explican qué es la pena emocional  y nos muestran paso a paso cómo podemos recuperarnos, obteniendo nueva energía y espontaneidad. Basado en un programa que ha demostrado ser efectivo. Superando Pérdidas Emocionales presenta las acciones específicas que deben llevarse a cabo para aceptar una pérdida y sobreponerse a ella completamente. Los principios detallados en este manual cambiarán la vida de quienes están listos para recuperar su vitalidad.
Superando pérdidas emocionales. 2000. de John W. James y Russell Friedman. Editorial Instituto para la Recuperación de la Pena Emocional (Grief Recovery Institute). Los Ángeles. Estados Unidos.

______________________

Vivir con sentido. Aplicación práctica de la logoterapia, de Alfred Längle
De todas las preguntas del ser humano, la más significativa y de mayor trascendencia es “¿para qué?”. Se concentra en ella la esencia del ser humano. En esta pregunta, culmina la búsqueda del espíritu. El sentido es la respuesta a la ardiente pregunta: ¿para qué vivir? El ser humano no quiere “dejarse vivir” apáticamente, con una pasividad ciega; no, quiere saber y sentir para qué está, para qué hace algo.
Vivir con sentido. 2008. Alfred Längle. Editorial Lumen. Buenos Aires. Argentina
______________________

 

Cuando la cigueña se pierde
El fin de un sueño es un nuevo principio. En el interior de la mayoría de los seres humanos duerme el deseo de dar vida, de crear y compartir. Junto a ese deseo tenemos la capacidad de hacerlo. Anhelamos un hijo como un acto de entrega de lo más valioso que tenemos, una muestra sublime de amor y generosidad. La pérdida de un bebé en el embarazo, sea cual sea la causa, produce una gran tristeza y desilusión, ya que este sueño tan precioso queda roto. Aquel hijo que ya existía, aunque fuera de manera incipiente, ha dejado de ser y los padres deben asumir la nueva situación y pasar el duelo. Este libro se dirige a los padres que se enfrentan a este momento con incredulidad y desesperación, a través del testimonio de muchas familias – entre ella la de la misma autora – que han visto alejarse la cigüeña de su hogar. Para ello, en estas páginas se aborda de una manera práctica y clarificadora: Qué hacer tras la pérdida de un bebé en el embarazo – Cómo superar la depresión posterior – El duelo: un bálsamo creativo – Algunas causas de pérdidas de bebé en el embarazo – Consejos para prevenir otra pérdida – Cómo afrontar un nuevo embarazo – Convertir la crisis en una oportunidad.
Cuando la cigüeña se pierde. 2010. Ángeles Doñate y Patricia Pozo. Editorial Océano. Barcelona, España.

_____________________


TEXTOS

“Lo que hace bello al desierto es que en algún lugar esconde un pozo de agua”. (Antoine de Saint Exupéry)

“Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. (Antoine de Saint Exupéry)

“La esperanza ve lo invisible, siente lo intangible y consigue lo imposible” (Autor desconocido)

“Y Don Guissani me dice: Mira, el modo verdadero de querer a tus hijos es que precisamente cuando te invada esta ternura tan inmensa, verdadera y arrebatadora, humanamente arrebatadora, des un paso atrás, los mires y digas: “¿Qué será de ellos?”, porque querer quiere decir comprender que tienen un destino, que no son tuyos: son tuyos y no son tuyos”. (Luigi Guissani)

DIME…
-¿Dime, cómo quieres que sea tu día? – le preguntó con un suave susurro en el oído. – ¿Quieres ser un sol gigante, difusamente rojo ocultándose detrás de la línea del mar?… Tal vez quieras ser el espectador de cien amaneceres o que tu día transcurra como pasajero de algún tren y mirar el paisaje escapando presuroso por las ventanillas… Probablemente quieras que tu día transcurra en una estrella, muy arriba, cerca de las nebulosas que no podemos ver desde aquí…O en el bullicio de una ciudad atestada de gente, en la paz de un templo o en el vuelo de un ave migratoria… Tal vez quieras que tu día sea muy largo y que dure lo que duran los padres, las escuelas, los hijos, el amor… porque hoy estás en tu derecho de exigir que el mundo sea como tú quieras que sea…
Hubo un largo silencio, y luego de un rato de no obtener respuesta, le volvió a susurrar en el oído.- Hoy puedes pedir ser una mariposa y reposar en todas las flores del mundo, ser el aire fresco que se respira en la mañana, el agua de un río o las olas del mar que acarician la playa. Te concedo, si así lo quieres, que seas el resplandor de las luciérnagas o la estela que dejan los cometas en el firmamento.
Pero la respuesta no llegaba y el tiempo se agotaba. El hada besó con suavidad su frente y acarició sus escasos cabellos. Comprendió entonces su decisión. Una existencia pequeña, como la de algunas mariposas que sólo viven unas horas, pero suficientemente largas como para que el entorno ya no sea el mismo después de su fugaz vuelo.
(Neonatólogo Juan Cárcamo)

“A punto de finalizar tu duelo es posible que te hayas convertido en un ser muy distinto al que eras anteriormente. Valores más elevados, más compromiso con la vida, conocimientos y gente que te habrán abierto un mundo nuevo, todo ello dará su fruto en tu interior, gustándote lo que allí vas a encontrar y pudiéndolo ofrecer como homenaje a quien NUNCA olvidarás ni dejarás que querer”.
www.sentirlavida.com

“Desde ese día la Princesa Alba está en otro mundo, en su reino, el reino de los cielos. Y desde allí, cada día al amanecer, al alba, nuestra Alba nos envía una sonrisa porque aunque estuvo con nosotros apenas 6 meses fueron los meses más felices de mi vida, de nuestra vida”. Princesa Alba (Testimonio de Mónica Ruiz en “El Parto es Nuestro”. Segmento “Siempre en el corazón”).

‎”Las personas son como los vitrales. Brillan cuando el sol está afuera, pero cuando la noche se instala su verdadera belleza se revela sólo si hay una luz desde dentro” (Elisabeth Kübler-Ross)


“Lo único que nos cura de un sufrimiento es vivirlo a fondo” (Marcel Proust. Cita del libro “La cuna vacía”).

‎”Imaginemos que a alguien de nuestro entorno cercano se le muere un familiar muy querido a quien no conocemos: ¿Qué no le diríamos nunca?: 1) “No te lo tomes así, tienes otros familiares…” En ese momento, el dolor y el duelo es por esa persona que ha muerto en concreto, y se siente esa pérdida por más familiares, hijos o parientes que tengamos y por mucho que los queramos no será un afecto que sustituya al que se ha ido. Cuando a una mujer que pierde un bebé se le recuerda que tiene más hijos, se está haciendo un comentario culpabilizador y humillante. Ella sabe mejor que nadie cuántos hijos tiene y cuánto los quiere, y ese conocimiento, ese sentimiento no mitiga el dolor por la pérdida que está viviendo” (Del Libro “La Cuna Vacía” de M. Ángels Claramunt, Mónica Alvarez, Rosa Jové y Emilio Santos).

‎”Cuando hemos realizado la tarea que hemos venido a hacer a la tierra, se nos permite abandonar nuestros cuerpo, que aprisiona a nuestra alma al igual que el capullo de seda encierra a la futura mariposa. Llegado el momento, podemos marcharnos y vernos libres de dolor, de los temores y preocupaciones; libres como una bella mariposa, y regresamos a nuestro hogar, a Dios”. (Elisabeth Kubler Ross).

“Cosas que podemos hacer: mantener los oídos atentos para escuchar el dolor, la tristeza, la rabia, la frustración, la soledad y todos los otros sentimientos que acompañan a la aflicción. Intente escuchar un 80 por ciento del tiempo y hablar sólo el 20. Hay muy pocas personas que se toman el tiempo necesario para escuchar las preocupaciones más profundas de otros. Prestar indefinidamente y mientras sea necesario, sus hombros, brazos, manos y pecho como consuelo”. (Del Libro “La Cuna Vacía” de M. Ángels Claramunt, Mónica Alvarez, Rosa Jové y Emilio Santos).

‎”Querida doctora Ross: Sólo me queda una pregunta más: ¿qué es la vida y qué es la muerte y por qué tienen que morir los niños…. Besos…Dougy”. Elisabeth Kubler Ross: “Todos tenemos una lección que aprender… Una finalidad en la vida… Algunas flores sólo viven unos cuantos días; todo el mundo las admira y las quiere, como a señales de primavera y esperanza. Después mueren, pero ya han hecho lo que necesitaban hacer”. (Elisabeth Kubler Ross)

“Apoyo: La unión de la compasión y comunicación pueden tener un efecto monumental en el dolor de una familia. Es una responsabilidad ética del personal médico asegurarse de que tiene el conocimiento necesario de grupos de apoyo (o auto-ayuda) disponibles en su localidad para los padres después de la muerte de su bebé. De acuerdo con R.K. Limbo, consejero de RTS (Resolve through Sharing), autor del libro “Cuando muere un bebé”, un grupo de apoyo “provee de un ambiente seguro para que los padres puedan compartir su experiencia con otros que han vivido una tragedia similar”. Rodeándose de otros en situaciones parecidas consuela a los padres. También disminuye el sentimiento de aislamiento. Como dijo Thomas Jefferson: ¿Quién mejor para vendar suavemente la herida que aquel que ha sufrido la misma herida”. (Fragmento de Muerte, Ética y Comunicación para Profesionales de la Salud, por Joanne Cacciatore, 1999. Traducido por Carla Roel de Hoffmann).

‎”Él nos faltará siempre, hasta que lo encontremos de nuevo en el más allá, pero su ausencia visible se ha transformado en una presencia interior: le veo con el corazón y eso es lo esencial. Está ahí, en nuestra familia reunida, libremente recordado en nuestras conversaciones, contada su historia fácilmente, y visitado con frecuencia en su última morada. Hoy, una gran serenidad convive con el dolor todavía presente, en medio de un asombroso sentimiento de plenitud. Plenitud de aquel amor gratuito totalmente dado. Donde, apoyados en nuestro dolor, dimos a Emmanuel el derecho de vivir toda su vida. Donde fue posible creer que “esas situaciones tan temidas pueden ser la ocasión de vivir unos inestimables momentos de auténtico y amoroso encuentro”. (Un hijo para la eternidad, de Isabelle de Mézerac, ediciones RIALP).

‎”Hay que dejar que este desgarramiento se exprese para que no se cierre demasiado pronto, corriendo el riesgo de envenenar el futuro. Dejar que el tiempo nos aporte la serenidad, concederse todas las ocasiones para hacer revivir poco a poco, por las palabras, las fotos y los recuerdos evocados a nuestro chiquitín.Yo le hacía existir un poco más en el mundo de los vivos, estaba allí con nosotros, presente en nuestra vida, el hijo relámpago, luz de nuestro hoy.” (Un hijo para la eternidad, de Isabelle de Mézerac, ediciones RIALP).

“Al captar la medida de mi dolor, permitiendo expresarlo sin contenerme, descubrí que me esperaba un nuevo modo de vida: reír con el corazón que siempre tendrá un pequeño al que llorar, cantar con una voz que conservará cierta ternura para él, bailar con unos brazos que habrían deseado mecerlepero, al mismo tiempo,¡amar la vida intensamente!”
(Un hijo para la eternidad, de Isabelle de Mézerac, ediciones RIALP.)

‎”Los padres huérfanos me cuentan con frecuencia que se sienten como leprosos. Tienen la impresión de que la gente los evita como a los leprosos. No tienen derecho a mostrar su tristeza. Es desagradable para sus amigos. Algunos incluso cruzan la vereda de enfrente para no encontrarlos. A menudo escuchan palabras como: “Esto ya pasó hace tiempo. La vida continúa. Entrégate al presente”. Pero tales palabras no ayudan, sino producen el efecto contrario. Los padres sufren, se sienten incomprendidos. Tienen la sensación de que con su pena no tienen espacio en este mundo. Se les reprocha amargar el ambiente. Por esta razón, resulta tan importante sencillamente estar con las personas que sufren y dejar que hablen”. (Anselm Grün, del libro ¿Por qué a mí?, quinta edición 2009. Página 99.)

“La raíz de la palabra “Trauern”, llorar la muerte de alguien, significa opacarse, perder la fuerza, hundirse en el suelo. El que llora la muerte de alguien tiene la sensación de que le quitan el suelo debajo de los pies. Pierde su estabilidad y anhela consuelo. Consuelo (“con-suelo”) significa firmeza. El que llora la muerte de alguien necesita una persona que pueda estar junto a él, que soporte su dolor, que no retroceda temerosa cuando le confía su desesperación. Si alguien se queda junto al familiar del fallecido y atraviesa junto a él su duelo, poco a poco podrá volver a hallar suelo firme. Pero el consolador no debe “consolarlo”, en el sentido de exhortarlo a levantarse, animarlo con palabras. El que llora la muerte de alguien no necesita consuelos sino una persona que soporte estar junto a él y le proporcione estabilidad. Necesita un “consolator”, un consolador que esté junto a él en su soledad y permanezca allí junto a él”. (Anselm Grün, del libro ¿Por qué a mí?, quinta edición 2009. Página 100)

He aprendido que un niño que sólo ha vivido unos momentos puede ser mi más grande maestro. He aprendido que el amor no se mide por la cantidad de tiempo que tuve con alguien. He aprendido que hay dolor tan profundo que no tiene palabras. Al igual que el amor. ¿Qué te enseñó tu hijo? (Parte del texto “He aprendido…” de Miss Foundation)

“¿Cómo afrontar el sufrimiento? Es importante que usted y su pareja cuiden bien de sí mismos en esta etapa de duelo. Estas son algunas cosas que puede hacer: Cuide de su cuerpo, Comparta lo que siente, Tómese un tiempo antes de hacer cambios, Pida Ayuda”. (Folleto “Del dolor a la recuperación, Cómo enfrentarse a la muerte de su bebé, March of dimes).

“Puntos claves para recordar: “Quizás sienta distintas cosas cuando están en duelo. Es normal sentirse así. Tómese todo el tiempo que necesita para esta etapa de pensar. Pida ayuda a familiares y amigos. Dígales exactamente lo que pueden hacer por usted. Busque maneras especiales de recordar a su bebé. Avise a su profesional de la salud si cree que necesita ayuda para la depresión” (Folleto “Del dolor a la recuperación, Cómo enfrentarse a la muerte de su bebé, March of dimes).

“Cuando mis amigos y conocidos se enteran a qué me dedico profesionalmente, siempre me preguntan si es agotador emocionalmente. Mi respuesta es: lo que hago me inspira y me satisface emocionalmente. Hay muy pocas cosas que imagino podrían llenar mi vida y mi corazón de forma tan completa. Cada vez que ayudo a quienes sufren, ellos se sienten mejor. Y yo también. Los principios y acciones de recuperación de la pena emocional han afectado mi vida en varias formas. Nunca he sido tan feliz. Y cuando estoy triste, estoy realmente triste. Todos los sentimientos son bienvenidos. La vida ya no es una continua lucha, o algo que hay que soportar”. (Russel Friedman. “Grief Recovery Institute”).

‎”En nuestra labor por todo el país tratando con gente que ha sufrido pérdidas emocionales, nos hemos encontrado con algunas personas que parecen ser las más maduras del mundo. Tienen buen aspecto, se expresan bien y hasta tratan de convencernos de que se sienten bien. Cuando conocemos a alguien que acaba de sufrir una …pérdida y le preguntamos como está, la respuesta es siempre la misma: “Estoy bien”. Cuando nos dirigimos a un grupo numeroso de personas, con frecuencia preguntamos que a quiénes les gusta que les mientan. Por supuesto nadie levanta la mano. A continuación preguntamos quiénes han mentido sobre sus emociones después de un suceso triste o doloroso. Todos levantan la mano. Es muy lamentable darnos cuenta de que nos han enseñado a mentir sobre nuestros sentimientos por temor a ser juzgados o criticados” (John James y Russell Friedman. “Grief Recovery Institute”).

“¿Que puedo decir? Es difícil saber que decirle a un padre o una madre a quienes se les murió el bebé. Quizás usted nunca haya pasado por algo tan triste o doloroso en su propia vida. Tal vez no sepa cómo se sienten los padres o que puede ayudarlos. Éstas son algunas cosas que puede decir: Sea simple: “Siento mucho la muerte de tu bebé (diga su nombre)”. Sea honesto: “No sé que decir. No me imagino por lo que estás pasando”. Sea confortante: “Siento gran cariño por ti y por tu familia. Dime por favor que puedo hacer para ayudar”. Está bien también no decir nada. A veces estar ahí para escuchar y sostener la mano del padre o madre es todo lo que necesitan. No siempre tiene que decir las palabras perfectas”. (“Folleto ¿Qué puedo hacer? Ayudar a sus seres queridos a sobrellevar la muerte de su bebé. March of Dimes).

“Que cosas no decir: Hay ciertas cosas que no deben decirles a los padres que están en duelo. Podrá pensar que está ayudando, pero ciertas palabras pueden herir los sentimientos. No diga que entiende por lo que están pasando a menos que usted también haya perdido un bebé. No les interesa que tengan otros niños o que puedan intentar otro embarazo en el futuro. Los padres necesitan pasar por el duelo de este bebé. Éstos son algunos ejemplos de cosas que no deben decirse: “Ya los superaras con el tiempo”, “Dios sabe lo que hace”, “Puedes tener otro bebé en el futuro”, “Es mejor así”, “Da gracias por lo que tienes”. (“Folleto ¿Qué puedo hacer? Ayudar a sus seres queridos a sobrellevar la muerte de su bebé. March of Dimes).

‎”Las personas más bellas que hemos conocido son aquellas que han conocido la derrota, el sufrimiento, la lucha, la pérdida, y han encontrado su manera de salir de las profundidades. Estas personas tienen una gratitud, sensibilidad y comprensión de la vida que los llena con compasión, dulzura, y una preocupación amorosa. Las personas bellas no existen por casualidad” (Elizabeth Kubler Ross).

“Nunca la comunicación es tan profunda como cuando no se dice nada y nunca el silencio es tan elocuente como cuando nada se comunica” (El Silencio de María, Ignacio Larrañaga).

“De todas las preguntas del ser humano, la más significativa y de mayor trascendencia es “¿Para qué?”. Se concentra en ella la esencia del ser humano. En esta pregunta, culmina la búsqueda del espíritu. El sentido es la respuesta a la ardiente pregunta: ¿para qué vivir? El ser humano no quiere “dejarse vivir” apáticamente, con una pasividad ciega; quiere saber y sentir para qué está, para qué hace algo” (Alfredo Längle, Vivir con sentido).

‎”La lección final que todos tenemos que aprender es el amor incondicional, que incluye no sólo a los otros sino a nosotros mismos también”. (Elisabeth Kubler-Ross).

‎”Y después de su muerte, cuando la mayoría de ustedes, por primera vez, se den cuenta de que se trata la vida aquí, comenzarán a ver que su vida aquí no es nada más que la suma total de cada elección que han realizado durante cada momento de tu vida. Sus pensamientos, de los que usted es responsable, son tan reales como sus actos. Usted empezará a darse cuenta de que cada palabra y cada obra afecta a su vida y también ha tocado miles de vidas” (Elizabeth Kubler Ross).

‎”Hacemos progresos en la sociedad sólo si dejamos de maldecir y quejarnos de sus carencias y tenemos la valentía de hacer algo al respecto” (Elizabeth Kubler Ross).

“La pérdida de un bebe es como cuando cae una piedra en una charca quieta; Las ondas de la desesperación salen hacia todas las
direcciones. Afectando muchas, muchas personas.”- (De Frain)

“Es maravilloso tener un lugar donde ir y poder hablar acerca de mi bebé. Nadie mira hacia la distancia cuando pronuncio su nombre. Nadie cambia la conversación”. (Duelo perinatal. Rosa-María Rebollo Matilla – Terapeuta Gestalt).

‎”El apoyo recibido en un proceso de duelo perinatal contribuirá a disminuir la incidencia de depresiones y trastornos por ansiedad, depresión en el próximo embarazo o los efectos negativos en la vinculación con hijos posteriores”. (Duelo perinatal. Rosa-María Rebollo Matilla – Terapeuta Gestalt).

“Podrán tener sentimientos de enojo, envidia o autocompasión que les parecerán horribles y les causarán sobresalto. Recuerden que los sentimientos no deben ser juzgados porque tienen su propio nivel. No se sientan culpables por sentirlos. Traten de trabajar al través de sus sentimientos y hablen de ellos como les sea posible. Algunos padres encuentran ayuda escribiendo acerca de ellos. Estos sentimientos son reales y necesitan ser reconocidos. Tenerlos no significa que sean social o mentalmente inestables. Están reaccionando de manera normal a un tiempo terriblemente trágico y difícil de sus vidas” (M.I.S.S. Foundation)

“Sepan que el valor de una vida no se mide en años, que algunos minutos, horas o días pueden estar más llenos de vida que todos los años ya vividos…” (Rodrigo Verón, padre de Juan Pablito).

“Busco una misión en mi vida. Siento que es importante para mí tener un objetivo, algo por lo que valga la pena levantarme en la mañana. Sé que ese algo necesita estar relacionado con Mariana. Ella me guía en esta búsqueda. Necesito aprender a aquietar mi mente para poder escuchar su voz. Es solo una cuestión de tiempo. Tengo paciencia. Sé esperar”. (Gisela Luján, mamá de Mariana)

“Cuando nos alcanza el sufrimiento no podemos eliminarlo psicológicamente mediante una terapia. El sufrimiento nos señala el camino hacia el interior, hacia el verdadero sí mismo, hacia el santuario interior. El sufrimiento no es, entonces, un mero camino de maduración humana sino también un modo de profundización espiritual” (Anselm Grun, libro ¿Por qué a mí?).

“El niño con una enfermedad incurable señala a los padres el misterio de la vida que siempre es finita, que siempre está amenazada por la muerte y que, sin embargo, oculta algo dentro de sí que excede la muerte. Permanecerá como una huella grabada en el corazón de los padres. Entonces la madre reconoce el mensaje que él tiene preparado para ella. Y a pesar de todo sufrimiento, experimenta a su hijo como un regalo maravilloso”. (Anselm Grum, libro ¿Por qué a mí?).

“Creemos que cada nueva vida es un milagro precioso y fomentamos el amor de abrazar la vida desde la concepción hasta la muerte natural” (Living with trisomy 13).

“Cuando nació Pedro pedía mimos, amor, como todo recién nacido. Su síndrome pasaba a un plano secundario, en tanto iba creciendo. Resplandecía él, su espíritu. Pedro entonces era para mí el “normal”, quien sólo esperaba el amor de sus padres sin distinción”. (Teresa, mamá de Pedro).

“Gracias Juan Pablo por enseñarnos a amar, por enseñarnos a amarte y por enseñarnos a amarnos a nosotros mismos, con nuestros defectos y virtudes. Seguimos caminando tras tu huella. Eternamente juntos”. (Gilda, mamá de Juan Pablito).

“Nunca pensé que sentiría tanto dolor en mi vida. Lo cierto es que todo este camino me ha hecho una nueva persona. Pero una nueva persona que cada día abre los ojos y busca aprender cada segundo de la experiencia de vivir” (Gilda, mamá de Juan Pablito)


Advertise Here