Nuestro Ejemplo de Vida, Nuestro Principito

Escrito por Gilda | Parte de Entradas inolvidables | Publicado el 30-08-2008

0

Hoy puedo volver a escribir después de la sorpresiva llegada de mi amado hijo, te amo Juan Pablo, te amo con toda mi alma!!!! Mi querido marido Rodrigo ya explicó todo lo que vivimos a partir del lunes y todo lo que seguimos viviendo. Cuando se realizó la césarea y lo vi nacer fue realmente para mí lo más lindo que me pasó en la vida a pesar del miedo de perderlo que teníamos mi marido y yo, debido a la urgencia en el nacimiento en la maternidad.

Fue una noche en la que nuevamente volví a vivir el amor verdadero, junto a mi querido Rodrigo con quién emprendimos una nueva lucha, y ese martes 26 a las 1:10 horas llegó nuestro milagro, nuestro tesoro, nuestro querido Juan Pablito Ernesto. Rápidamente fue bautizado gracias a la ayuda de la hermana Nancy, a quién agradecemos infinitamente!!!

No lo pude cargar, tampoco lo pudieron acercar a mí, tan solo me lo mostraron una vez y luego ya lo llevaron a iniciar su luchar en el Hospital de Niños de Boston. Yo quedé en la maternidad, para que me cosieran y luego llevaran al cuarto. Gracias a la valiente enfermera Delia, que luego de ayudarme, pidió el permiso correspondiente para que a las 5 de la mañana, en silla de ruedas, pudiera ir al Hospital de Niños para ver a mi amado hijo.

Solo puedo decir, te amamos mi amor, te amamos Juan Pablito, gracias por darnos tanto amor!!! Son tantas las ganas que tengo de abrazarte y besarte con todas mis fuerza y de llevarte de vuelta a casa. Pero vos sos mi pequeño luchador, un principito que lucha por vivir en medio de cables y respiradores, que llegó hasta aquí, lejos de su hogar, porque quiere vivir. Sos un ejemplo para nosotros tus padres que te amamos con toda el alma.

Hoy, amigos y amigas, desde la unidad de terapia intensiva cardiológica del Hospital de Niños de Boston, les pedimos por favor que recen mucho por este milagrito, por este, nuestro ejemplo de vida. Te amamos Juan Pablo, gracias porque con tu llegada realmente comprendimos la esencia del amor. Gracias porque con tu ejemplo de vida, reconocemos cada segundo a Dios.

Advertise Here